Vés al contingut

"Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas Ngong..."

Con esta archiconocida frase comienza este libro cuyo título comercial actual es Memorías de África pero que su título siempre ha sido Lejos de África.

Karen Dinesen en su granja de África
Karen Dinesen en su granja de África

La autora de Memorias de África

Naturalmente, si se nace en el seno de una aristocrática familia danesa en 1885, si su sensibilidad la anima a estudiar literatura en Oxford y arte en Roma, París y Copenhague, si decide casarse con su primo el barón Bror Blixen-Finecke y si finalmente el barón y la baronesa deciden trasladar su residencia a las colonias británicas de África oriental (actualmente Kenia), en donde deciden dedicarse al cultivo y comercialización del café, resulta evidente que estamos hablando de alguien que se sale de la norma. Tal es el caso de Karen Blixen, nombre real de quien decidiría firmar sus obras literarias con distintos seudónimos, de los que el más popular fue sin duda el de Isak Dinesen, nombre con el que publicó su primer libro, Siete cuentos góticos (1934), escrito en inglés y con el que consiguió fama mundial. Tres años más tarde, en 1937, publicaría Lejos de África (Memorias de África), un conjunto de recuerdos de la larga etapa en Kenia y en el que con su sutil y elegante prosa, su impecable sentido del humor y su fascinación por la sencillez del estilo de vida que descubrió en África no puede evitar la melancolía que le produce abandonar un paisaje inolvidable en el que además conoció y vivió el gran amor de su vida con el oficial y cazador británico Denys Finch Hatton.

El libro

Un cliente me pidió hace un tiempo este libro. Me costo localizar ejemplares dado que en estos momentos se encuentra agotado. Yo conseguí algunos de la edición de Alfaguara de 2011 y no me he podido resistir a releerlo y escribir estas líneas.

Si nos acercamos al libro con la película homónima en la mente y pensando en una historia de amor entre Meryl Streep y Robert Redford vamos a quedarnos decepcionados. En este sentido la portada del libro editado por Alfaguara puede considerarse una "estafa". El libro no es una novela, no narra una historia cronológica, no cuenta una historia de amor. Dicho esto lo que sí es: un libro de memorias, de recuerdos, de vivencias, de paisajes que no siguen un modelo cronológico y sobre todo la fotografía de un tiempo, unas gentes y unos paisajes.

Como todos los libros inmortales, éste de Karen Blixen (Isak Dinesen) lo es desde la primera línea. Los recuerdos africanos de la danesa Karen Blixen, de soltera Karen Christentze Dinesen nos deslumbran en Memorias de Africa. Aventurera colonial, Isak Dinesen, va a adquirir con la fortuna familiar una plantación de café en Kenia, no lejos de la capital, Nairobi. Estamos en el año 1912 y una mujer no puede andar por el mundo sin un marido, de modo que Isak Dinesen pacta casarse con el barón Bror Blixen, a quien no ama. La boda se celebrará en Mombasa recién llegada Karen Dinesen al Africa británica para convertirse en la baronesa Blixen. El matrimonio se saldó pronto con una enfermedad venérea que arrastrará la escritora durante toda su vida, lo que no fue obstáculo para que entrase en escena el explorador inglés Denys Finch-Hatton, que moriría trágicamente. Con Finch-Hatton compartirá Dinesen además de la pasión, en la tradición oral del continente negro y para él inventará muchas de sus historias. «Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?», escribirá en sus memorias. Durante los últimos años en Dinamarca, en la casa familiar de Rungstedllund, conservaba en su cuarto un mapa de la granja de Ngong Hills y una fotografía de su amor muerto, Finch-Hatton. Todas las noches miraba el mapa y la fotografía, abría la puerta del jardín que daba al sur y se quedaba allí quieta, de regreso a África.

Con esta novela pasa como con otras muchas, que es imposible desligar el libro de la película tan magistralmente interpretada por Robert Redford y Meryl Streep. Seguramente habrá más personas que han visto el film que las que han leído el libro.

Dentro de las páginas de este libro, recordad que yo no la considero novela, nos vamos a encontrar con una protagonista con mayúsculas. Es una mujer independiente (que viaja sola a miles de kilómetros de su país), sobria (y lo demuestra cuando se divorcia de su marido), tenaz (saca adelante la granja sin ayuda), audaz, resuelta y hasta temeraria. Una dama afectuosa con los más necesitados a quien poco o nada importa las normas sociales si ellas conllevan la humillación. Que respeta el entorno en que vive. Una mujer que ama África y a sus habitantes por encima de todo.

Los personajes masculinos no tienen tanta relevancia como el de la protagonista. Porque giran a su alrededor, viven para alimentar la elegancia, la bondad y la bravura de esta mujer. En la película, por descontado, se nos regala un hombre duro pero encantador, atrevido, con arrestos, que consigue enamorar a Karen y termina siendo el verdadero amor de su vida. Pero incluso así, el centro de la historia es ella y sólo ella.

Sean quienes fueran los personajes y sus circunstancias, votemos o no por la historia que nos muestra la película, creamos o no que lo que cuenta la autora es totalmente verídico, es una novela de obligada lectura si alguna vez habéis soñado con África, con sus paisajes, sus ríos y lagos, su tierra candente y agrietada, sus mágicos amaneceres y sus prodigiosos atardeceres, con el susurro del viento o el rugir de las bestias, tenéis que leer este libro. Y ver la película, por supuesto. Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Y aunque muchos de nosotros, porque amamos la lectura, no estamos del todo de acuerdo, aquí es cierto.

Como conseguir el libro:

 

 

 

Share

Elisabeth Kübler-Ross
Elisabeth Kübler-Ross

Elisabeth Kübler-Ross

Hoy os recomiendo la lectura de un libro recopilatorio de más de 50 testimonios sobre la Doctora Elisabeth Kübler-Ross. Para aquellos que no conozcan la obra de la doctora una breve nota:

Su vida

La psiquiatra suizo-estadounidense Elisabeth Kübler-Ross (1926-2004) fue la mayor de trillizas. Pese a que su padre nunca quiso que estudiara Medicina, su fuerte vocación resultó determinante para forjar una brillante carrera focalizada en la muerte como experiencia en la vida. De hecho, fue pionera en estudiar las emociones de las personas que saben que van a morir y en proponer cuidados paliativos. Autoridad mundial en este campo, propone que se afronte la muerte con serenidad e incluso con alegría.

Su obra

En sus libros, comparte las observaciones que pudo realizar al acompañar a enfermos terminales. Estudió en profundidad el proceso del duelo y se aproximó también a los casos terminales por el virus del SIDA. Gracias a su trabajo, muchos moribundos han mejorado su calidad de vida en sus últimos momentos, y sus familiares y personas del entorno han aprendido cómo apoyar al enfermo y también a gestionar el dolor por su pérdida. Las conclusiones de sus investigaciones han dado como fruto casi una veintena de obras. En castellano, se han publicado algunos de sus libros, como “La muerte, un amanecer”, “La rueda de la vida”, “Lecciones de Vida” o "Una luz que se apaga"

La doctora Elisabeth Kübler-Ross tuvo dos hijos, desarrolló sus investigaciones en Estados Unidos y por ellas recibió hasta 23 doctorados honoríficos y multitud de reconocimientos.

Es una autora necesaria, profunda, estimulante. Su lectura aporta consuelo en procesos de duelo o la hora de encarar la muerte propia o la de un ser amado. Más allá de ello, sus escritos, al girar en torno a la cuestión de la muerte, la pérdida o el duelo propician reflexiones sobre la vida, la consciencia, el ahora, los valores que nos unen.

Conoced a Elisabeth Kübler-Ross, leedla, y obtendréis importantes reflexiones sobre el arte de vivir y, en consecuencia, de saber morir.

Tomando un té con Elisabeth Kübler-Ross

Como conmemoración del décimo aniversario, en 2014, de la muerte de la Dra. Elisabeth Kübler-Ross, Luciernaga presentó este libro para conocer más acerca de ella.

51 autores participan en esta obra, entre ellos celebridades como Mohamed Alí y Sarah Ferguson, escritores, figuras destacadas en cuidados paliativos, colegas, familiares y amigos.

Gran parte del éxito de la doctora Elisabeth Kübler-Ross se debe a su notable capacidad para establecer un profundo vínculo con los demás, ya sea inspirando a millones de personas a través de sus libros, en una sale de conferencias a rebosar de público o sentada ante una taza de té con algún invitado querido. Tomar té era la manera que ella teniía de conectar en un mundo tan inconexo. Simbólicamente, mediante su pionero trabajo, la doctora compartió y comparte un té con todo el mundo.

Ésta es una invitación a redescubrir a Elisabeth Kübler-Ross a través de 51 reflexiones sobre su vida. La obra presenta un nuevo enfoque de la vida y personalidad de la médico que cambió la forma en que el mundo percibe la muerte y la fundadora del movimiento de los hospicios.

Donde comprarlo:

Lo podeís comprar en la web de libreria.lesparaules.com siguiendo el siguiente enlace:

Tomando un té con Elisabeth Kübler-Ross
Tomando un té con Elisabeth Kübler-Ross

Tomando un té con Elisabeth Kübler-Ross

ISBN:  9788415864325

Precio: 18 €

Share

Recuperando la historia de los "indios"

Junto a Gerónimo, otros pocos nombres encarnan la Historia de los nativos norteamericanos, maltratada por el cine clásico, reflejo de la imagen ofrecida por medios de comunicación e historiadores convencionales. Su verdadera Historia comenzó a contarse hace una generación, pero pocos libros traducidos al español lo hacen con el atractivo de este.

La Historia de los nativos norteamericanos en el mejor de los casos ha estado en manos de entusiastas defensores que han dejado que sus simpatías empañaran la realidad desde los años 80; en el peor basta con unos cuantos westerns clásicos para entenderlo. Los indios no eran salvajes asesinos, a quienes se debía asimilar por completo, como sucedió con decenas de miles, o encerrar en reservas remotas, como creía la gran mayoría de los blancos en el siglo XIX. Tampoco eran inocentes ingenuos, aunque sofisticados, que hubieran decidido vivir en comunidades conservacionistas y a quienes atacaron brutalmente crueles invasores de origen europeo, como ofrecería la visión romántica acuñada por casi todos los historiadores desde la segunda mitad del siglo XX.

Una vida difícil

No lo tuvo fácil Makhpiya-Luta, Nube Roja, para escalar en la jerarquía de su tribu pues era huérfano de un alcohólico al que mató la afición al whisky. Nube se ganó un nombre jugándose la vida en las luchas intertribales, especialmente con los Cuervos y los Pawnees, porque no podemos olvidar que los nativos americanos no eran, en absoluto, una nación con sentido de pertenencia a un pueblo, sino practicantes de una guerra contínua entre ellos. Bajo el mando de Nube Roja, los sioux llegaron a reclamar el control sobre una quinta parte de lo que serían los Estados Unidos y lograron reunir un ejército de más de 3000 feroces guerreros.

En 1866, EEUU quiso conquistar los campos de oro de Montana. Para ello, necesitaba el control del río Powder, al norte del estado vecino de Wyoming. Solo había un problema: era territorio sioux. Nube Roja logró reunir en consejo de guerra a tribus enfrentadas, bajo su mando Cheyennes, Arapahoes y Sioux organizaron la resistencia a la invasión civil de mineros y colonos en su territorio a los que poco más tarde se unirían los soldados del ejército de EEUU.

Nube Roja y otros líderes de la Nación Cheyenne
Nube Roja y otros líderes de la Nación Cheyenne

Tras dos años de golpes certeros los hombres del jefe Sioux contuvieron totalmente el avance del ejército y sucesos como la emboscada de Fetterman, en la que las tropas nativas acabaron con todo un regimiento militar de 81 hombres, obligaron al gobierno a negociar la paz. En 1868 se firmó el Tratado de Fort Laramie en los términos que Nube Roja dictó. Se acordó la creación de la Gran Reserva Sioux, que incluía las Colinas Negras, la cadena montañosa más antigua de Norteamérica, y se garantizó un vasto terreno en el que podían vivir todos aquellos que no quisieran ir a la reserva. Con ello los nativos americanos no habían ganado una batalla, sino una guerra, una guerra por la tierra y su supervivencia.

Fidelidad a los hechos.

En este libro, los autores devuelven a Nube Roja su lugar en la historia. Repasando los acontecimientos que desembocaron en la Guerra de Nube Roja, nos ofrecen retratos íntimos de las muchas vidas con las que se cruzó el jefe indio. Gracias al redescubrimiento de una autobiografía perdida y a la investigación meticulosa de sus autores, puede contarse al fin la historia del guerrero indio más poderoso del siglo XIX, el gran jefe sioux que dedicó su vida a luchar por perpetuar la forma de vida de los indios nativos americanos.

Desde las tácticas de caza de búfalos a las actitudes frente a los homosexuales; desde las formas de asedio a la vida en los campamentos y los fuertes de los chaquetas azules, la narración siempre es fluida, dinámica y muy directa. Se repiten sin paliativos las traiciones y crímenes del “hombre blanco”, pero sin ocultar ni suavizar las costumbres guerreras de sioux o cheyennes, repletas de mutilaciones y rituales tan espantosos como quepa imaginar.

Manteniéndose siempre dentro de lo plausible, los autores se aproximan a técnicas de la novela, sin perder de vista el dato preciso, el detalle histórico de costumbres domésticas o bélicas para ofrecer el libro más atractivo que he leído sobre la guerra entre indios y colonizadores.

Sobre los autores

Bob Drury es corresponsal militar y autor, coautor o editor de nueve libros de no ficción, algunos de ellos destacados bestsellers como Tifón de Halsey: La verdadera historia de la lucha de un almirante, una tormenta épica, y un rescate inédito (2007), Últimos en salir (2012) o La batalla final de la Fox (2009). Ha escrito para numerosas publicaciones, como el New York Times, la revista Vanity Fair, Icon y GQ. Ha sido nominado a tres premios National Magazine y un Premio Pulitzer. Actualmente es editor colaborador y corresponsal de Men’s Health.

Tom Clavin ha trabajado como editor de diversos periódicos y sitios web, como comentarista de radio y televisión, y como periodista de ocio, deportes y medio ambiente del New York Times, y es autor o coautor de dieciséis libros. Ha recibido premios de la Society of Professional Journalists, la Marine Corps Heritage Foundation y la National Newspaper Association, y dos de sus libros fueron nominados para el Premio Pulitzer. Actualmente vive en Sag Harbor (Nueva York) y trabaja como corresponsal de investigación en la revista Manhattan Magazine.

Dónde comprar el libro

El libro se puede comprar en la Llibreria Les Paraules o en la web siguiendo el siguiente enlace:

El corazón de todo lo existente
El corazón de todo lo existente
Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookiespinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies