Vés al contingut

El Reino de Dios está en vosotros de Lev Tolstoi

El Reino de Dios es la obra maestra cumbre del pensamiento cristiano de Lev Tolstói.
El Reino de Dios está en vosotros de Lev Tolstoi
5 (100%) 1 vote

El reino de Dios está en vosotros es un libro de Lev Tolstói que fue publicado por primera vez en Alemania en 1894 tras ser censurado en su país de origen, Rusia. Esta obra maestra es el culmen del pensamiento cristiano de Tolstói, que desarrolla una sociedad ideal guiado por la interpretación que extrae de las enseñanzas de Jesús (según Tolstói la verdadera, en oposición a la interpretación apostólica).

Sobre el autor

El 7 de noviembre de 1910 (calendario juliano) moría en el pequeño pueblo de Astapovo, el conde Lev Nikolaievich Tolstoi, cuya grandiosa obra literaria es conocida por todos, mientras que es mucho menos conocido su radical pensamiento cristiano y, como consecuencia natural de este, su total y absoluta oposición a cualquier tipo de violencia. Tolstoi estuvo toda su vida atormentado por el gran escándalo que suponía el abismo de incoherencia existente entre el mensaje de Cristo, y la Iglesia que decía conservar su legado y el comportamiento de los que se llamaban cristianos. El autor de los inmortales Ana Karenina, Guerra y Paz y Resurrección , nacido de familia noble y con grandes propiedades, queriendo ser consecuente con su fe como seguidor del pobre Carpintero de Nazaret, a la edad de cincuenta y siete años decidió abandonar la alta sociedad e irse a vivir una vida de pobre: vistiendo el pantalón y la blusa de los "mujiks", cortando leña y sacando agua del pozo con sus propias manos, cosiéndose sus zapatos, cocinando y arreglándose su pobre habitación, arando y plantando junto con sus antiguos siervos. Finalmente, en 1891 cedió todas sus vastas propiedades a su esposa y a sus hijos y se dedicó plenamente a recorrer las aldeas para enseñar a los campesinos.

Lev Tolstoi fue un escritor ruso considerado uno de los más grandes de la escritura universal. Obras como Anna Karérina, Guerra y paz, Resurrección o La muerte de Iván Ílich le avalan. Aunque se le conoce sobre todo, junto a Fiódor Dostoyevski, como el máximo representante del realismo ruso, mucho menos se le conoce como pensador religioso y buscador incansable de la verdad.

Una crisis transformadora

Fue al finalizar su obra Anna Karérina, que Tolstói entra en una profunda crisis espiritual y en una terrible depresión que lo lleva al borde del suicidio. Necesita desesperadamente encontrar un sentido a su vida. Primero busca en la ciencia y en !a filosofía. Después en la Iglesia ortodoxa, pero queda con todo decepcionado. Entonces, con el fin de conocer también las Sagradas Escrituras aprende hebreo y griego para poder leerlas en sus idiomas originales y llega a la conclusión de que muchas doctrinas eclesiásticas nada tienen que ver con las enseñanzas de Cristo. A partir de ahí escribe obras como Confesión, ¿En qué consiste mi fe?, Crítica a la teología dogmática, El evangelio abreviado y El reino de Dios está en vosotros, obra imprescindible para conocer su pensamiento religioso.

Fundamentos

Tolstói acusa a la Iglesia y al Estado del uso en la historia de la violencia para conseguir sus fines. La Iglesia ha pervertido las enseñanzas de Jesús por conciliar dos conceptos totalmente incompatibles: violencia y religión. Y coloca el inicio de esa corrupción cuando se unió al poder estatal en el siglo IV con Constantino. A partir de entonces, sus intereses han sido más terrenales que seguir las enseñanzas de Jesús. Afirma también que la vida de la mayor parte de los hombres es una contradicción, porque se hacen llamar cristianos pero se envía a los jóvenes a luchar en guerras que responden a intereses solo de algunos. Por eso el servicio militar no es cristiano ni natural y quienes siguen de verdad a Cristo deberían rebelarse pacíficamente contra toda esa maquinaria bélica.

Cree también Tolstói, que habría que abolir el orden social de Estados sectarios, no como pretenden los revolucionarios o los anarquistas, sino mediante la resistencia pasiva y un modo de vida basado en los principios cristianos, lo que finalmente conducirá al establecimiento del reino de Dios en la tierra.

Su pensamiento religioso quedó reflejado en numerosas obras como Amáos los unos a los otros , Las enseñanzas de Cristo para los niños, o el maravilloso cuento Donde esta el amor, allí está Dios, pero, sin duda, su testamento espiritual lo encontramos en la obra que da título a este artículo: El Reino de Dios está en vosotros, en la que intenta mostrar cómo la Iglesia cristiana se ha apartado de las enseñanzas de Cristo al aceptar la violencia como medio para resistir el mal:

"Entre otras muchas cosas --escribe Tolstoi-- el cristianismo se aleja de la doctrina de Cristo, al no tener un mandamiento de la no-violencia para hacer frente al mal".

Para el autor ruso hay una profunda contradicción entre la violencia y una vida cristiana que debe inspirarse en las enseñanzas de Aquél que dijo "si te dan en una mejilla presenta la otra…". En los doce capítulos de la obra, Tolstoi pasa revista a la doctrina de la no-violencia tal como la han profesado una minoría de hombres, luego analiza las críticas a esta doctrina, da como ejemplos de esta contradicción entre cristianismo y violencia la existencia del militarismo y las guerras, afirmando rotundamente que "el mal no puede ser vencido por la fuerza física de un gobierno: el cristianismo tomado seriamente pondría fin a la actual organización de nuestras vidas basada en la violencia". Y termina el libro con una invitación al arrepentimiento, pues el reino de Dios está dentro de nosotros:

"El solo significado de la vida es servir a la humanidad, contribuyendo al establecimiento del Reino de Dios, lo que sólo puede hacerse reconociendo y profesando todos los hombres la verdad"


Influencias

Tolstói había recibido una gran influencia de los escritos de Henri David Thoreau, sobre todo de su obra Ensayo sobre la desobediencia civil. Toda esa cosmovisión de la no violencia tuvo una gran influencia en los movimientos pacifistas de todo el mundo.

No es de extrañar que esta defensa apasionada de la no-violencia impresionase a un joven abogado indio, llamado Gandhi, que en Africa del Sur intentaba iniciar también su movimiento de no-violencia, quien leyó algunos de sus escritos, escribiera:

“‘El reino de Dios está en vosotros‘ me abrumó. Me marcó para siempre. Comprender su pensamiento independiente, su profunda moralidad y la veracidad de este testimonio, hizo que todos los libros que antes me había dado Mr. Costes me resultaran insignificantes."

Mathama Gandhi: Autobiografia. Editorial  Gaia, 2014

  

El joven Gandhi escribió al anciano Tolstoi dándole a conocer sus esfuerzos en este sentido, y el conde ruso le contestó inmediatamente, estableciéndose una corta, pero fecunda correspondencia entre los dos hombres. La última carta de Tolstoi a Gandhi llegó a su destino después de la muerte del genio de Yasnaia Poliana, y terminaba con estas palabras:

“Cuanto más vivo -y sobre todo ahora que siento con claridad la proximidad de la muerte-, más fuerte es la necesidad de manifestarme sobre lo referente a lo que más vivamente interesa a mi corazón y sobre lo que me parece de una importancia inaudita. Es, a saber: que lo que se llama no resistencia resulta ser, a fin de cuentas, la enseñanza de la ley del amor, no deformada todavía por interpretaciones mentirosas. El amor o, en otros términos, la aspiración de las almas a la comunión humana y a la solidaridad, representa la Ley Superior y única de la vida. Y eso cada uno lo sabe y lo siente en lo profundo de su corazón (nosotros lo vemos muy claramente en el niño); lo sabe todo el tiempo en que permanece fuera del engaño, de la trama de la mentira, del pensamiento del mundo. Esta ley ha sido promulgada por todos los sabios de la humanidad: indios, chinos, hebreos, griegos y romanos. Ella ha sido, yo creo, expresada lo más claramente por Cristo, que ha dicho en términos exactos que esta ley contiene toda la ley y todos los profetas. Pero hay más: previendo las deformaciones que amenazan dicha ley, ha denunciado expresamente el peligro de que sea desnaturalizada por las gentes cuya vida está entregada a los intereses materiales. Tal peligro radica en que se creen autorizados a defender sus intereses por la violencia, o según su expresión, a devolver golpe por golpe, a recuperar por la fuerza lo que ha sido arrebatado por la fuerza, etc. Él sabía (como lo sabe todo hombre razonable) que el empleo de la violencia es incompatible con el amor, que es la más elevada ley de la vida. Sabía que en cuanto se admitiese la violencia en un solo caso, la ley estaba, de hecho, abolida. Toda la civilización cristiana, tan brillante en apariencia, ha creado este equívoco y esta extraña contradicción flagrante, en algunos casos deliberada, pero más a menudo inconsciente”.

El 7 de noviembre de 1910 (del calendario Juliano), en una pequeña estación de ferrocarril, moría el viejo boyardo, Tolstoi, y entre sus últimas palabras, se oyeron estas que muestran, como ninguna de las muchas maravillosas que pronunció o escribió, la grandeza de su alma:

"Hay sobre la tierra millones de hombres que sufren: ¿por qué estáis al cuidado de mí sólo?"

Prescindiendo en si se puede compartir o no todos los planteamientos de Tolstói, no cabe duda de que lo que más sobresale en él es su deseo ardiente de entender y vivir según el Evangelio de Jesús de Nazaret. Aunque reconoce que hacerlo al cien por cien no es posible, solo el esfuerzo constante en llevarlo a cabo es ya un gran logro

Comprar el libro

El libro El Reino de Dios está en vosotros lo podéis adquirir en la Llibreria Les Paraules  siguiendo el siguiente enlace:

El Reino de Dios está en vosotros
El Reino de Dios está en vosotros

Título: El Reino de Dios está en vosotros

Editorial: Kairós, 2010

Páginas: 430

Share

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookiespinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies