Vés al contingut

Sobre "El arte de vivir"

Jiddu Krishnamurti
Educar en el sentido real de la palabra, no comunicar datos matemáticos o geográficos de maestro a alumno, sino más bien impulsar un cambio en la mente al impartir estas materias. Eso significa que deben ser extremadamente críticos, deben aprender a no aceptar nunca lo que no ven con claridad por sí mismos y a no repetir lo que dicen otros.

El libro "El arte de vivir" se encuentra dividido en dos partes, cada una de ellas a su vez dividida en capítulos. En cada capítulo el autor expone un enunciado sobre el cuál sus interlocutores preguntan y el maestro contesta.

"El arte de vivir" va dirigido especialmente a los jóvenes y en el cuál Jiddu Krishnamurti expone una filosofia práctica, una pedagogia, de la educación que tiene poco que ver con las propuestas corrientes en nuestras escuelas y colegios:

"La enseñanza no consiste tan sólo en impartir información , sino que es el cultivo de una mente inquisitiva"

Jiddu Krishnamurti nos dice que para salir de las ansiedades, conflictos y frustraciones en que estamos atrapados debe ocurrir una revolución pero no social ni política, ni con teorías que al final resultan inútiles sino con una transformación radical en la mente, algo que sólo puede ocurrir con una educación correcta orientada al total desarrollo del ser humano. Una revolución que ha de ocurrir en la totalidad de la mente y no sólo en el pensamiento, ya que el pensamiento es sólo el resultado.

Antes que nada, examinemos una cita del comiento de la Parte I Capítulo 1 de "El arte de vivir" dónde J. Krishnamurti  señala, con gran sabiduría, cuál debe ser el fin de la escolarización tanto en occidente como en oriente, y remece los cimientos de la educación en su totalidad:

“No sé si alguna vez nos hemos preguntado qué significa la educación. Por qué vamos a la escuela, por qué aprendemos múltiples materias, por qué aprobamos exámenes y competimos unos con otros por lograr mejores calificaciones. ¿Qué sentido tiene toda esta llamada educación y qué es lo que implica? Es verdaderamente una pregunta muy importante, no sólo para los estudiantes sino también para los padres, para los maestros y para todos aquellos que aman esta tierra. ¿Por qué pasamos por el esfuerzo de recibir educación? ¿Es meramente con el fin de aprobar algunos exámenes y obtener un empleo? ¿O la educación tiene como función la de prepararnos, mientras somos jóvenes, para comprender el proceso total de la vida? Es necesario tener un trabajo y ganarse la propia subsistencia, ¿pero eso es todo? ¿Se nos educa solamente para eso? Por cierto que la vida no es tan sólo un empleo, una ocupación; la vida es algo extraordinariamente amplio y profundo, es un gran misterio, un reino inmenso en el que funcionamos como seres humanos. Si nos preparamos tan sólo para ganarnos la subsistencia, perderemos todo el sentido de la vida; y comprender la vida es mucho más importante que prepararnos meramente para los exámenes y volvernos muy diestros en matemática, física o lo que fuere.
Por consiguiente, tanto si somos maestros como estudiantes, ¿no es fundamental que nos preguntemos por qué educamos o se nos educa? ¿Y qué significado tiene la vida? ¿No es la vida algo extraordinario? Los pájaros, las flores, los árboles vigorosos, los cielos, las estrellas, los ríos y los peces que contienen... todo esto es la vida. La vida es el pobre y el rico; es la constante batalla entre grupos, razas y naciones; la vida es meditación; la vida es lo que llamamos religión, y es también las sutiles, ocultas cosas de la mente - las envidias, las ambiciones, las pasiones, los temores, los logros y las ansiedades. Todo esto y mucho más es la vida. Pero nosotros generalmente nos preparamos para entender un pequeño rincón de ella. Aprobamos algunos exámenes, encontramos un empleo, nos casamos, tenemos hijos, y después nos volvemos más y más como maquinas. Seguimos temerosos, ansiosos, asustados de la vida. ¿Es, pues, propósito de la educación ayudarnos a comprender el proceso total de la vida, o sólo consiste en prepararnos para una vocación, para el mejor empleo que podamos obtener?
¿Qué va a ocurrir con todos nosotros cuando crezcamos para ser hombres y mujeres? ¿Alguna vez se han preguntado que van a hacer cuando crezcan? Con toda probabilidad se casarán y, antes de que sepan dónde se encuentran, serán madres y padres; y después estarán amarrados a un empleo, o a la cocina, y allí se Irán marchitando gradualmente. ¿Es esto todo lo que va a ser la vida de ustedes? ¿Se han formulado alguna vez esta pregunta? ¿No deberían formulársela? Si pertenecen a una familia rica, puede que ya tengan asegurada una posición muy buena, que el padre de ustedes les proporcione un empleo confortable, o que tengan un casamiento adinerado; pero van a declinar, a deteriorarse. ¿Entienden?
Ciertamente, la educación no tiene sentido a menos que les ayude a comprender la vasta extensión de la vida con todas sus sutilezas, con sus dolores y sus alegrías, con su extraordinaria belleza. Podrán lograr títulos académicos, podrán tener una serie de siglas después del apellido y obtener un puesto muy bueno, pero ¿después qué? ¿Cuál es el sentido de todo esto si en el proceso la mente se embota, se fatiga, se vuelve estúpida? Por lo tanto, mientras son jóvenes, ¿no tendrían que aspirar a descubrir qué es la vida en su totalidad? ¿Y acaso no es el verdadero propósito de la educación cultivar en ustedes la inteligencia que tratará de hallar la respuesta a todos estos problemas? ¿Saben qué es la inteligencia? Es, sin duda, la capacidad de pensar libremente, sin miedo, sin fórmula alguna, de modo que puedan comenzar a descubrir por sí mismos aquello que es real, verdadero; pero si están atemorizados jamás serán inteligentes. Cualquier forma de ambición, espiritual o mundana, engendra ansiedad, temor; por lo tanto, la ambición no ayuda a producir una mente clara, sencilla, directa y, en consecuencia, inteligente.
¿Saben?, es realmente muy importante que, mientras son jóvenes, vivan en un ambiente donde no exista el temor. Casi todos nosotros, a medida que envejecemos, nos volvemos temerosos de vivir, de perder un empleo; temerosos de la tradición, de lo que pueda decir de nosotros el vecino, o nuestra esposa o marido, temerosos de la muerte. La mayoría de nosotros tiene miedo, en una forma u otra; y donde hay miedo no hay inteligencia. Y, ¿no es posible para todos nosotros, mientras somos jóvenes, estar en un ambiente donde no haya temor sino más bien una atmósfera de libertad, libertad no sólo para hacer lo que nos plazca, sino para comprender todo el proceso del vivir? La vida es realmente muy bella, no es la cosa fea en que la hemos convertido; y sólo podremos apreciar su riqueza, su profundidad, su extraordinaria belleza, cuando nos rebelemos contra todo - contra la religión organizada, contra la tradición, contra la presente sociedad corrupta - de modo que, como seres humanos, podamos descubrir por nosotros mismos lo que es verdadero. No imitar, sino descubrir, eso es la educación, ¿no es así? Es muy fácil ajustarse a lo que les dicen sus padres, sus maestros o la sociedad.”
Esta larga cita, con palabras sensatas y sabias, es necesaria para precisar el tema de que trata  "El arte de vivir", libro que todo pedagogo, todo estudiante de educación debería conocer, porque sitúa a la enseñanza en su justa dimensión: el ser humano, su destino y su sentido de la vida. J. Krishnamurti nos habla sin prejuicios, en el tono universal propio de un humanista.
Como podemos aprender de las palabras del sabio educador, es importante al hablar de educación ponernos de acuerdo primero que nada sobre los fines que ésta tiene, de otro modo confundiremos los argumentos y el discurso pedagógico aparecerá a tanto a los  extraños como a los hombres de gobierno como ambiguo, acientífico e inapropiado. Y es lo que ocurre en los múltiples conflictos que encontramos en cualquiera sociedad que no se pone de acuerdo al respecto. Ningún gobierno al parecer tiene claro este problema de contar con una anomia en los planes de estudio y en los programas respectivos. Nadie puede responder, en las costosas, aburridas e incompetentes burocracias educativas a las preguntas clave de Krishnamurti: "¿Para qué enseñamos y qué esperamos lograr con esa enseñanza?"
Dice también J. Krishnamurti:
“Ciertamente, la educación no tiene sentido a menos que les ayude a comprender la vasta extensión de la vida con todas sus sutilezas, con sus dolores y sus alegrías, con su extraordinaria belleza. Podrán lograr títulos académicos, podrán tener una serie de siglas después del apellido y obtener un puesto muy bueno, pero ¿después qué? ¿Cuál es el sentido de todo esto si en el proceso la mente se embota, se fatiga, se vuelve estúpida? Por lo tanto, mientras son jóvenes, ¿no tendrían que aspirar a descubrir qué es la vida en su totalidad? ¿Y acaso no es el verdadero propósito de la educación cultivar en ustedes la inteligencia que tratará de hallar la respuesta a todos estos problemas? ¿Saben qué es la inteligencia? Es, sin duda, la capacidad de pensar libremente, sin miedo, sin fórmula alguna, de modo que puedan comenzar a descubrir por sí mismos aquello que es real, verdadero; pero si están atemorizados jamás serán inteligentes. Cualquier forma de ambición, espiritual o mundana, engendra ansiedad, temor; por lo tanto, la ambición no ayuda a producir una mente clara, sencilla, directa y, en consecuencia, inteligente”.
La educación –y esto no lo saben los políticos- es un asunto serio que debe llevarse con sabiduría y sensatez. Si según dicen todos los gobiernos, la educación es tremendamente importante para el país, ¿Por qué son tan incapaces de hacer bien las cosas?
"El arte de vivir" se cierra con la siguientes reflexión de J. Krishnamurti:
"Pienso, pues, que una verdadera escuela debe traer una bendición al mundo merced a sus estudiantes. Porque el mundo necesita una bendición, se encuentra en un estado terrible; y la bendición podrá venir sólo cuando nosotros, como individuos, no estemos buscando el poder, no estemos tratando de satisfacer nuestras ambiciones personales, sino que tengamos una clara comprensión de los inmensos problemas con los que todos estamos enfrentados. Esto requiere una gran inteligencia, la cual implica, en realidad, una mente que no piensa de acuerdo con ningún patrón particular, sino que es libre en sí misma y, por lo tanto, tiene la capacidad de ver lo que es verdadero y dejar de lado lo que es falso."

Breve apunte sobre el autor

Jiddu Krishnamurti era una persona excepcional, no solamente por el valor que tiene su filosofía de la , en donde hay universales, como la búsqueda de la verdad, pero sin necesidad de ninguna autoridad o guía; la meditación considerada como un silencio del cerebro, el rechazo a la "sacerdotización" de su labor de divulgación, la declaración en que rechaza a la religión: La verdad es una tierra sin senderos a la cual resulta imposible aproximarse mediante ninguna religión, filosofía o secta convencional; su rechazo a ser gurú o maestro de otros, la necesidad de transformar a la consciencia individual, su no intención de actuar  para cambiar a la sociedad , sino al individuo en particular. Otra característica es la universalidad del discurso, pues era para ser humano, sin distinción de raza o de religión. Finalmente, su discurso era el de un educador que no obliga a seguir su pensamiento, sino que abre el conocimiento e incita al aprendizaje y a la internalización de una filosofía de vida propia, basada en unos cuantos principios éticos.

Dónde comprarlo

Este libro lo podeís encontrar en la Llibreria Les Paraules o en su página web:

Portada de El arte de vivir
Portada de El arte de vivir

 

 

 

 

 

 

 

 

Share

Hoy vengo con una de mis sagas infantiles favoritas: Fairy Oak. Es verdad, muchos dicen que es para niñas entre 10 y 11 años. Yo me compré el primero a los 41 y me llamo la atención por el diseño, y sí, es un poco infantil, y es casi completamente femenino. Yo con eso no tengo problema y disfrute de esta saga entonces y lo sigo haciendo cuando la releo. La recomiendo a todo aquel que busca literatura infantil de calidad.

Esta saga se empezó a publicar en España en 2005 en la extinta editorial Mare Nostrum. En 2013 fué retomada de nuevo por la editorial Destino.

Lo primero que llama la atención son sus portadas, muy bonitas, y las ilustraciones del interior no le van a la zaga siendo un trabajo excelente de la ilustradora Alessia Martusciello. La encuadernación, la tipografía, el grafismo..., todo en este libro está cuidado hasta el mínimo detalle. Son una joya de libros.

La colección está compuesta de dos sagas:
- Trilogia Fairy Oak: Compuesta de tres libros y contada por un hada, narra la historia original.
- Saga los 4 secretos: Compuesta de cuatro libros ycontada por el hada a sus amigas, son como "datos curiosos" una historia ubicada entremedio de la historia original.

Un dato a tener en cuenta es que todos los libros de la colección Fairy Oak están producidos con el máximo respeto al medio ambiente, utilizando papel 100% reciclado y tratado ecológicamente.

Hoy me voy a centrar en la Trilogía Fairy Oaks:

Trilogia Fairy Oak
Libros de la Trilogía Fairy Oaks

Nombre de la saga: Fairy Oak
Escritora: Elisabetta Gnone nació en Génova, un 13 de abril de 1965. Es periodista y atraída desde siempre por los mundos mágicos, de 1997 a 2001 dirigió las revistas de Disney Italia; el cual culminó con la creación de la serie de tebeos W.I.T.C.H para la que escribió las historias Halloween y Los doce portales, las cuales tuvieron un éxito mundial concentrado en los adolescentes que se veían identificados con la historieta.
Nuevamente se pone a trabajar y escribe las historias de Fairy Oak, el cual comenzó como una trilogía, pero gracias al éxito que obtuvo sumado a la petición de los lectores de nuevos libros; hizo que la autora escribiera cuatro libros independientes bajo el título de Los cuatro misterios de Fairy Oak, los cuales también han obtenido éxito por parte de la crítica.
Titulos: 

- El Secreto de las Gemelas
- El Encanto de la Oscuridad
- El Poder de la Luz

Reseña General:

Al pueblo de Fairy Oak llega, nerviosa y emocionada, un hada joven dispuesta a enfrentar su primer trabajo. Sifelizseréyodecirosloquerré (Felí para los amigos), nuestra hadita, va a ser, nada más y nada menos, que la niñera de las sobrinas de Lala Tomelilla, una gran bruja, que están a punto de nacer.

Ella, será la encargada de contarnos esta historia en la que vamos a conocer a unas gemelas valientes, que darán sorpresas a su familia desde el primer momento y en la que no van a faltar la acción, la magia, el peligro, el humor, un malo, malísimo…

Y diréis, ¿por qué es diferente a tantos otros? Supongo que los pequeños detalles son lo que hacen que un libro, con una temática parecida a los demás, nos resulte especial. Para empezar, los libros son como diarios de Felí y están llenos de etiquetas, ilustraciones llamativas y comentarios haciéndolos, de este modo, muy atractivos y dejando que los dibujos, muy cuidados, un poco barrocos y llenos de detalles, acompañen al texto y formen con él un conjunto irresistible. Por otro lado, el relato mantiene continuamente un buen ritmo, está lleno de misterios y los compagina a la perfección con escenas cotidianas que nos ayudan a conocer mejor a los personajes. Estos, por su parte, llenan la historia de anécdotas, sentimiento y humor.

No voy a negar que todo sea un poco infantil, adentrándonos un poco en la historia, enseguida nos quedamos enganchados a una historia donde nada es lo que parece y que nos atrapa casi desde el primer momento. Los vestidos vaporosos de los dibujos quedan contrarrestados por las aventuras y el carácter de los personajes y nos vemos en un entorno encantador pero acechados por un peligro muy oscuro.

Toda la trilogía gira en torno a la dicotomía de la luz y la oscuridad, ¿es necesario que estén enfrentadas? ¿Pueden convivir y complementarse? En este caso, todo es aún más complejo y poco a poco iremos descubriendo la importancia de las cosas importantes, valga la redundancia, y la fuerza de las mismas, aunque a veces nos parezcan muy pequeñitas.

Estos, para mí, son unos libros llenos de mensajes perfectamente escondidos en una historia trepidante, arrolladora, divertida y cautivadora.

Disfruté muchísimo leyéndolos y conociendo el acogedor pueblo de Fairy Oak y sé que, muchos pequeños lectores también lo han pasado pipa con ellos por eso y porque no hay muchos libros de este tipo, os animo a que viajéis hasta le valle de Verdellano y conozcáis a todos sus habitantes; buenos, malos y regulares tienen mucho que contaros.

Fairy Oak I: El secreto de las gemelas

Fairy Oak I El secreto de las gemelas
Fairy Oak I El secreto de las gemelas

En Fairy Oak, los Mágicos de la Luz, con poder para crear, y los de la Oscuridad, con poder para destruir, han establecido una alianza y viven en armonía con los Sinmagia; tanta, que no es fácil distinguir a unos de otros. Pero el tiempo de la paz parece destinado a terminar, porque un antiguo enemigo ha vuelto en busca de desquite. Así discurre, entre mil aventuras, el relato de Felí, la hadita luminosa que tiene la difícil tarea de proteger a las brujas gemelas de Fairy Oak. Este libro fue escrito en el año 2005 y obtuvo un muy buen reconocimiento de parte de las críticas y el público.

Lo podeis comprar en la Llibreria Les Paraules:

En castellano:

El secreto de las gemelas

En català:

El secret de les bessones

Fairy Oak II: El Encanto de la Oscuridad.

Fairy Oak II: El encanto de la Oscuridad
Fairy Oak II: El encanto de la Oscuridad

El tiempo de la paz parece de nuevo destinado a terminar, porque el antiguo enemigo ha vuelto en busca de venganza. Y de algo más. El Señor de la Oscuridad quiere gobernar el mundo en las tinieblas y, para hacerlo, tiene que destruir la otra mitad del poder mágico, la Luz. En el segundo capítulo de la trilogía, “El Encanto de la Oscuridad”, el enemigo estrecha su asedio a Fairy Oak. La defensa del pueblo es encomendada a los Mágicos, que ya en el pasado lograron rechazarlo, pero el Enemigo se infiltra entre ellos y la antigua alianza se tambalea. La esperanza está puesta en las jóvenes manos de Vainilla y Pervinca, las brujas gemelas, símbolo viviente de la antigua alianza, Luz y Oscuridad en la misma sangre, “dos caras de una moneda que no debería existir”... Sobre esta unión, el enemigo descarga su hachazo. ¿Sabrá resistirse Pervinca a la fascinación de la Oscuridad? De eso depende la salvación de los Mágicos y los Sinmagia.

En este segundo capítulo lleno de sublimes emociones el lector se encontrará ante una aventura de la cual será testigo, de la mano de los protagonistas.

Lo podeis comprar en la Llibreria Les Paraules:

En castellano:

El encanto de la Oscuridad

En català:

Hay que encargarlo

Fairy Oak III: El poder de la Luz

Fairy Oak III: El Poder de la Luz
Fairy Oak III: El Poder de la Luz

En este nuevo capítulo se narra el epílogo de esta cautivante trilogía.

El plan del Señor de la Oscuridad ha dado resultado: el miedo a la traición corroe Fairy Oak y obliga a Pervinca a escapar. Las gemelas están separadas...
la Antigua Alianza entre Luz y Oscuridad se ha roto. Las defensas de los Mágicos se derrumban, la guerra está perdida. Pero quizá no todo sea como parece.

La luz esconde todavía un último secreto, su poder y el amor; pues la complicidad y fuerza de ambas hermanas parece inquebrantable hasta para el enemigo más oscuro y poderoso.

Este libro ganó, al igual que el primer tomo, el premio Selección Bancarellino, que otorgan los jóvenes de todo el mundo al libro que mejor catalogan.

Lo podeis comprar en la Llibreria Les Paraules:

En castellano:

El poder de la Luz

En català:

Hay que encargarlo

Al final 3 libros se hacen muy poco, y creo que la autora se dio cuenta por lo que escribio otros 4 libros.

Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookiespinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies